facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Probióticos, alergias, microbioma, leucemia y cólico del lactante

Análisis Internacional

En la última década se ha producido un aumento sin precedentes de las alergias alimentarias en los países desarrollados. La alergia a la leche de vaca es una de las más comunes: se presenta hasta en un tres por ciento de los niños de todo el mundo. Según Jack Gilbert, profesor asociado en el Departamento de Ecología y Evolución de la Universidad de Chicago, “la capacidad de identificar cepas bacterianas que podrían ser utilizadas como nuevas terapias para el tratamiento de alergias a los alimentos es un avance fundamental“.

El seguimiento del microbioma en pacientes con leucemia podría reducir las infecciones durante la quimioterapia. Según una investigación presentada en la ASM’s Interscience Conference of Antimicrobial Agents and Chemotherapy (ICAAC/ICC), la diversidad microbiana de un paciente puede estar relacionada con el riesgo de infección durante la quimioterapia.

El estudio muestra cómo los cambios en el microbioma debidos a la enfermedad o a la administración de un fármaco pueden dar lugar a efectos perjudiciales, sobre todo en aquellos pacientes oncológicos inmunodeprimidos y con mayor probabilidad de complicaciones infecciosas.

Según la investigación, los pacientes que fueron capaces de mantener un microbioma “sano”, se mantuvieron libres de infección en los 90 días después de la quimioterapia.

sobre los cólico en los lactante y microbiota intestinal, hay evidencia sobre el rol de la microbiota y que la utilidad de los probióticos continúa emergiendo en nuevas patologías, áreas de la salud y grupos. David Manrique y María Eugenia González abordan el cólico del lactante, su relación con la microbiota y nuevas terapias emergentes como el uso de probióticos.

¿Qué características necesitaría una cepa probiótica para ser útil en el manejo del cólico del lactante? ¿Se dispone de estudios específicos sobre el uso de probióticos en el cólico del lactante?

Dentro de la patología de la enfermedad, la tesis realizada por el doctor Francisco Muñoz Seca muestra cuatro periodos de colonización en los recién nacidos amamantado: aséptico, de infección creciente, de transformación de la flora y de la flora constante en la que predomina el Bacillus bifidus. Al comparar los datos con los obtenidos de niños criados con biberón, encuentra que en éstos el periodo de transformación de la flora es más lento, los B. bifidus no son preponderantes y hay muchos más tipo de bacterias.

Muñoz Seca estudia, además, el cambio de la flora durante la gastroenteritis, sugiriendo como hipótesis que la ingestión de “fermentos” como medidas de prevención y tratamiento; empleando tres preparados: lactobacilina (bacilo búlgaro más Bacillus acidi lactis), Biolactyl (bacilo búlgaro más Streptococcus lactique), menos potente, y Lacteol (bacilos lácticos secos que reviven en el intestino), todavía menos potentes.

La Tesis finaliza con la exposición de una serie de casos de niños diarreicos y febriles que trató con lactobacilina. Todos sanaron salvo uno, que murió debido probablemente a su extrema debilidad al inicio del tratamiento.

Veinte años después de la defensa de la Tesis Doctoral, el pediatra japonés Minoru Shirota empleó una cepa de Lactobacillus casei, aislada de las heces de un niño, para fabricar una leche fermentada que utilizó para prevenir y tratar la diarrea. Desde entonces, se le ha atribuido el ser el primero en usar microorganismos vivos para combatir una enfermedad.


Derechos Reservados©
Solo si se reconoce la fuente con el enlace hacia Food News Latam® se permite la total o parcial reproducción del contenido.
Fuente: Food News Latam® www.inocuidadlatam.com

 

Suscribase Newsletter semanal inocuidad

FNL  CARN

 PAN z CON BEB 

Nuevos Productos

 

doehler logo
|